Renta Básica: Capitalismo y Consumo.

Desde hace unos meses se esta oyendo a lo lejos una propuesta denominada Renta Básica Universal, que consiste en que todos los ciudadanos de un Estado perciban una renta mensual de unos 400 € para que puedan sobrevivir.

Esta medida ha sido aplaudida y vitoreada por la gran mayoría de la izquierda oficial, incluso entre muchos sectores del movimiento libertario. Cuando en realidad como veremos a continuación se trata de una medida destructora en grado sumo de las clases populares por los siguientes motivos:

1) Dineros sucio: Esta reflexión hace inca-pie en el aspecto ético de la aceptación de cualquier dinero que proceda del Estado, ya sea una renta básica, una subvención, una ayuda social, una pensión, etc… dado que el dinero que nos mendiga el Estado es un dinero manchado de sangre. Es decir, de donde procede dicho dinero.

Quizás de la venta de armas de las empresas “publicas” de fabricación de armamento estatal como Santa Barbara, que durante muchos años se han dedicado a la venta de minas antipersonales (si esas que dejan a los niños africanos sin piernas) o a las bombas de racimo que utiliza Israel contra el pueblo palestino. Aquí cabe destacar el genial discurso pronunciado por Gervasio Sanchez (periodista y fotógrafo) durante la entrega de los premios Ortega y Gasset el 7 de mayo de 2008:

O quizás nuestra Renta Básica provenga de alguna multa de esas miles que últimamente ponen a discreción ante cualquier manifestación por muy ciudadanista que sea esta.

índice

O quizás de algún desahucio, por que estos también generan un gran benéfico económico al Estado principalmente por las costas judiciales que recaen sobre el desahuciado y suele llegar a cifras tan impagables como los 50.000 €. Sin contar con que dichas costas judiciales cada año van subiendo dado los intereses de impago.

desahucios-20may13

O de los impuestos empresariales, y por ende de la extracción de plusvalía y de la destrucción medioambiental. Y suponen un montante de 8.000 € por trabajador y año.

images

2) Dinero caritativo: Ante las sangrante realidad que muestra el primer punto, también podemos observar como mucha gente esta dispuesta a mirar para otro lado y extender la mano. Incluso justificando que como ellos pagan impuestos, esta bien que le den algo a cambio. Pero es que no quieren admitir desde este posicionamiento cínico, que el dinero que nos roban con los impuestos en dinero que nos lo quitan en base a que sino pagamos este diezmo al Estado este vendrá primero con recaudadores y abogados, y después con policías y militares para hacer efectivo dicho pago o su castigo sustitutorio. En otras palabras es un cobro con coacción. Sin embargo el aceptar una ayuda o una Renta básica es hasta cierto punto una elección personal con la cual legitimamos al régimen imperante, mucho peor que votar cada cuatro años. Pues le demostramos que no podemos vivir sin él y sin sus ayudas, sean del tipo que sean.

Si para poner en aprietos al capitalismo es tan fácil como dejar de producir y consumir mercancías. Para deslegitimar al Estado solo es necesario dejar de pagar sus impuesto y de aceptar sus ayudas.

Por no hablar que es un dinero que no surja de nuestro esfuerzo y trabajo directo, con todo el paradigma cultural que esto acarrea. Dado que si desde la izquierda se suela criticar la Caridad católica, no es menos degradante la Caridad estatal. Por que al hambriento no hay que darle peces, sino enseñarle a pescar….

images33

3) Dinero mercantil: En una economía capitalista globalizada como la actual no es necesario que en los Estado Nación tengan producción y consumo en un mismo territorio se pueden tener países netamente productivos como China, donde se pueden trabajas 16 horas seguidas. Y países meramente consumistas como EUA o la UE. Por este motivo un país con baja producción de mercancías como es actualmente el Estado español se puede ensamblar perfectamente dentro de las dinámicas neo-liberales mediante una renta básica estatal que haga que sus esclavos asuman la función de consumidores, que es un trabajo más agotador y alienante que el productivo.

Por otro lado, que esta renta básica facilite el consumo de mercancías fabricadas en China abre otro debate ético en pos de la destrucción de la Naturaleza mediante en consumismo atroz occidental. Esta vez subvencionado por el Estado, para que continué esta lógica de robo de materias primas, transformación de la mismas en mercancías inútiles, consumo de estas en otros países a un coste más elevados, y su fin contaminante en algún vertedero, con un poco de suerte.

4) Dinero desmovilizador: Si algo he aprendido estos últimos años es que entre las bondades de la autogestión no se encuentra solo la libertad de no tener que rendir cuentas al Estado y/o al mecenas empresarial de turno. Sino que favorece en aprendizaje de una serie de actitudes y técnicas de supervivencia fuera del acomodamiento empobrecedor que nos ofrece el ente Capital-Estado.

Y como muchas ONGs y Asociaciones acaban de aprender a la bravas, vivir de subvenciones genera unas dinámicas de apacalancamiento, corrupción y desgana. Que conlleva a una falta de apoyo social de las mismas. Y ahora que el Estado les corta el grifo por simple crisis económica del mismo o bien por que estas ya no les son útiles a sus intereses, se ven en la diatriba de realizar EREs o de bajar la persiana definitivamente.

.

Todo lo dicho se puede resumir en la siguiente parábola: Unas jubiladas en un residencia de ancianos comentan los siguiente: “La cena de ayer fue una mierda”. A lo que la otra responde: “Sí, y además nos pusieron muy poca..”. Pues lo dicho.

1450870_1388772241370097_1751251053_n

Anuncios