La Asamblea como Acto Sexual.

Si han leído bien, como Acto Sexual. Esta disertación nació entorno a la asamblea a partir de una charla debate que dio FRM en el transcurso de las Jornadas Asamblearías de la CIV en Alcoi.

 Las asambleas son actos sociales es decir acontecimientos con unas normas y códigos de comunicación característicos. Del mismo modo que existen actos religiosos, deportivos y culturales, los cuales tienen peculiaridades como por ejemplo guardar silencio en el cine o en un entierro. Las asamblea tiene unas norma y una puesta en escena que ha intentar cumplir para llegar a buen termino. Pero a mi me gusta comparar este acto social asamblearío con el acto sexual propiamente dicho. Y por tanto cabe separarlo en tres etapas:

1) Preliminares: Se trata de entrar en calor, y podríamos considerar estos preliminares como la acogida a las persona que van a celebrar la asamblea. Son entre 10 minutos y 30 minutos de caricias y besos sociales, donde nos saludamos hacemos unas breves preguntas directas sobre el estado en que se encuentran nuestros compañeros. Y de este modo saber de un modo consciente e inconsciente, el estado de humor de cada participante en la asamblea y poder evaluar y empatizar cualquier salida de tono durante la asamblea. Además también sirven estos minutos para  romper el hielo, y tomarse un refrigerio para destensar los nervios acumulados. Por tanto los preliminares, al igual que el acto sexual, son MUY importantes.

2) Coito asamblearío: Una vez lubricados y socializados se pasa a la asamblea propiamente dicha, que suele durar entre 90 o 120 minutos, pasados los cuales es necesario un descanso. En dichos descansos se aprovecha para fortalecer los lazos sociales con la misma dinámica que en los preliminares. Además de para poder expresar todo lo reprimido durante la asamblea, al tener que respetar el turno de palabra.

Durante la asamblea se entra en estadio formal de debate político-ídeologico, y por tanto hay que cumplir con una serie de normas y roles sociales. Dado que en la asamblea se debaten IDEAS y no posturas personales, por tanto es importante que los enfurecimientos y rabietas se queden en el ámbito ideológico y no salgan de él. Y al ser un acto social arbitrado se necesita una figura clave: la mesa de gestión asamblearía.

Nada más empezar la asamblea se deben pedir voluntarios para establecer la mesa de gestión de la asamblea. Dependiendo del tamaño de la asamblea serán uno o varios. Una vez salen los voluntarios estos son ratificados por la asamblea pudiendo escuchar voces que difieran de algún voluntario. Estos cargos al ser voluntarios tienen el derecho de delegar sus funciones de muto propio en el cualquier momento de la asamblea. Ya sea por que tiene que irse a casa, atender una llamada telefónica o por acoso e instigación de la asamblea. Entre los cargos a elegir figuran:

– Moderador: Tienes la función de dinamizar la asamblea para que esta sea fluida y asamblearía. Encauzando los temas de debate, evitando repeticiones temáticas, excesos en el uso del turno de palabra  y llamando al orden en caso de salidas de tono. Además de poder realizar las siguientes acciones:

Tiene la potestad de decretar 5 minutos de descanso. Para poder fumarse un cigarrito y/o cuando note cansancio del personal o aumento de la tensión nerviosa de la asamblea.

Tiene la potestad  de declarar propuestas de consenso, es decir cuando el moderador palpe en el ambiente un principio de consenso debe detener la toma de turnos de palabra, esperar a agotar los turnos ya tomadas y lanzar una propuesta concreta de consenso. Si se cree conveniente se puede utilizar esta metodología de debate temático.

A. Se propone tema de debate en el orden del día.

B. Se inicia el debate anunciando el tema del mismo.

C. Se toman los primeros turnos de palabra o se declara “barra libre” momentánea.

D. Se van pasando sucesivos turnos de palabra.

E. Cuando se palpa en el ambiente un  principio de consenso el Moderador anuncia que inminente lanzamiento de una propuesta de consenso, para la toma de turnos de palabra, y agota los turnos de palabra ya tomados. Lanza una propuesta concreta de consenso como por ejemplo: “Hay consenso en que el cielo es azul ? ¿hay alguien en contra o algún matiz?”. A continuación se espera unos 30 segundos para que alguien pueda pronunciarse.

F. Si nadie está en contra o quiere matizar se aprueba la propuesta por consenso, se anota en el acta y se toma otro tema de debate.

G. Si hay aunque tan solo sea un matiz este miembro debe hablar y recalcar si está en contra o a favor. Si está a favor, se incluye su matiz en la Propuesta de Consenso y se lanza nuevamente a la asamblea para su consenso. Si está en contra, se vuelve abrir el turno de debate.

H. Pasado un tiempo se vuelve a lanzar una propuesta de consenso.

– Tomador de turnos:Tiene la función de regular los turnos de palabra. Si la asamblea no es muy grande el moderador puede tener esta misma función también.

Tiene la potestad de declarar régimen de “turno de palabra” o “barra libre”. La barra libre significa dejar que la asamblea coja libremente turno de palabra incluso permitiendo el diálogo entre un par de miembros de la asamblea, ya sea por la importancia de dichas intervenciones, por mejorar la fluidez de la asamblea o porque al haber pocas persona es dicha asamblea y confianza entre ambas puede permitirse este régimen de palabra. Pero en el mismo instante que alguien pida turno de palabra y/o se declaren debates paralelos y/o se este utilizando en exceso el turno de palabra por parte de varios miembros de la asamblea; el Moderador debe establecer nuevamente el régimen de la toma de turnos de palabra. A la vez que realizará un llamamiento para instar a la participación de los miembros de la asamblea que todavía no hayan participado en la misma.

– Redactor del acta: Tiene la función de recoger un resumen de los acuerdos y acontecimientos destacados ocurridos en la asamblea.

Tiene la potestad de parar la asamblea para recabar datos para el acta.

Tiene la obligación de leer el resumen del acta para aclarar puntos pasados de la propia asamblea en acontecimiento.

3) Cigarrito de después: Se trata del pos-coito asamblearío, una vez llegados a consenso o no, se da por finalizada o aplazada la asamblea. Y volvemos a una etapa fuera del ámbito asamblearío formal, para debatir de manera más relajada las mejores jugadas. Y pasar a cuestiones más personales y menos ideológicas. Yo aconsejo a nivel personal, poder realizar una cena o comida de hermanamiento con el fin de disfrutar de una comida bien merecida y poder quitar hierro a debates asamblearíos que hayan caído al nivel de la ofensa personal. Es como en un partido de fútbol, puedes tener un encontronazo con el adversario y un cruce de insultos, pero después del partido hay que tomarse unas cervezas con el equipo contrario y limar asperezas. Por tanto esta etapa es tan crucial como los preliminares.

Finalmente recordar a la audiencia que las asambleas al ser algo humano es confusa, intensa, multidimensional y multidisciplinar. Dado que el ser humano es por naturaleza complejo, controvertido y delicado. Y asistir, conducir y llevar a buen término una asamblea no es trabajo para gente con falta de compromiso, perezosa, irrespetuosa e infantilizada. Dado que la calidad de los sujetos que forman una asamblea en un punto de vital importancia de la misma. Del mismo modo las asambleas nos llenan de conocimiento, sociabilidad, responsabilidad y hermanamiento.

.

1339000174937-Martin_Luther_King.png-v=1339000220795

 

Anuncios